Las personas que escriben un diario no se sienten solas. Solo que tienen algo que contar, porque su vida es diferente.

Y, aunque no lo confiesen. Siempre esperan que alguien lo descubra y lo lea a escondidas para conocer la verdadera personalidad del autor.


Las personas que escriben un diario no se sienten solas. Solo que tienen algo que contar, porque su vida es diferente.

Y, aunque no lo confiesen. Siempre esperan que alguien lo descubra y lo lea a escondidas para conocer la verdadera personalidad del autor.